¿Qué es la blefaroplastia?

La blefaroplastia o cirugía de los párpados es una técnica quirúrgica dirigida a solucionar posibles defectos en los párpados, tanto en los superiores como en los inferiores, como son la grasa y el exceso de piel o de músculo en los mismos.

La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas inferiores, características que envejecen la expresión de nuestra mirada y parezcamos mayores y cansados e incluso, en algunos casos, puede interferir en la visión.

Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo”, otras arrugas ni la caída de cejas. Puede realizarse de forma aislada o conjuntamente con otras cirugías estéticas de la cara como el lifting cervicofacial y el lipofilling facial.

¿Y va dirigido a…?

La blefaroplastia es una intervención que cada vez se realiza en hombre y mujeres más jóvenes, siendo frecuentes las edades cercanas a los 30-40 años.

Independientemente de la edad, los candidatos ideales son aquellas personas que:

  • Sufren de un exceso de piel que les impide ver bien.
  • El exceso de grasa en el párpado superior reduce la visión del ojo.
  • Su cara ofrece un aspecto cansado y con más años de los que tiene debido al exceso de piel y de grasa en los párpados.
  • Tiene exceso de piel y arrugas muy finas en el párpado inferior.
  • Tiene bolsas y ojeras en el párpado inferior.

Pero si estás considerando la posibilidad de someterte a una blefaroplastia además deberás tener en cuenta:

  • Ser una persona físicamente saludable, emocionalmente madura y estar totalmente segura del porqué de la operación.
  • Debes tener expectativas realistas.

Además, puede ser practicada a personas con problemas de tiroides como el hipertiroidismo y enfermedad de Graves, queratoconjuntivitis seca también llamada síndrome del ojo seco, hipertensión u otros problemas circulatorios, enfermedades cardiovasculares y diabetes. El desprendimiento de retina o el glaucoma son motivos de cautela; pero en todos los casos siempre será bueno consultar con nuestro oftalmólogo antes de una posible intervención.

Hábleme del proceso doctor

En la primera visita hablará directamente con el Dr. de Francia que valorará su caso y le planteará y explicará el tratamiento más adecuado. Es necesario que explique de la manera más sencilla sus inquietudes y sus temores par que el doctor le pueda explicar de una manera lo más entendible posible el proceso de la blefaroplastia.

Seguidamente se realizará una exploración para ver con detenimiento el aspecto general de los párpados y su relación con las proporciones de la cara, la calidad de la piel y el exceso de esta en los párpados superiores e inferiores, las bolsas grasas arriba y abajo, la altura de las cejas, la posición y caída del canto externo, etc.

Con toda esta información, estará preparado para recibir todas las explicaciones pertinentes sobre el tratamiento:

  • Preoperatorio: Deberá realizar las pruebas preoperatorias que consisten en una analítica completa, electrocardiograma y radiografía del tórax.
  • Le facilitaremos una Guía del Paciente dónde encontrará diversas recomendaciones para antes y después de la intervención.
  • La intervención suele durar entre 1 y 2 horas dependiendo de lo que se haga.
  • La técnica consiste en realizar unas incisiones siguiendo la línea natural del párpado. La incisión puede extenderse hacia las arrugas de expresión al final del ojo.
  • La intervención se realizará bajo anestesia local y sedación.
  • Después de unas tres horas después de la intervención el paciente podrá marchar a su casa.
  • Posoperatorio: Deberá lubricarse los ojos con alguna pomada antes de acostarse y unas gotas durante el día.
  • Deberá mantener la cabeza elevada durante algunos días y utilizará compresas frías para reducir la hinchazón y los morados.
  • Los puntos le serán retirados entre los dos primeros días y la semana tras la intervención.

¿Qué riesgos específicos presenta la blefaroplastia?

Cuando la blefaroplastia se realiza por un cirujano cualificado, las complicaciones son menores y muy poco frecuentes. De todos modos, siempre existe la posibilidad de complicaciones, incluyendo una infección o reacción a la anestesia.

Es posible que después de la intervención exista la visión doble o borrosa que deberá desaparecer en unos días. A algunos pacientes les cuesta cerrar los ojos para dormir siendo esta sensación poco persistente. Otra complicación que se da en muy pocos casos es el ectropión, es decir, el párpado inferior queda caído. En este caso se requiere una nueva intervención.

Entradas recomendadas