La labioplastia vaginal forma parte de lo que conocemos como cirugía íntima o genital de la mujer. Dentro de la cirugía estética, la cirugía genital constituye sin duda un campo en auge con un aumento exponencial de las intervenciones en los centros especializados. Las pacientes ya no quieren tener miedo a mostrar sus partes íntimas, quieren vivir su sexualidad con naturalidad y de forma plena  y sentirse seguras y bellas también en esta parte de su anatomía.

Una de las alteraciones más frecuentemente consultadas y que más disconformidad produce en las mujeres es la existencia de unos labios menores demasiados grandes. Entendemos por ello aquellas cuya distancia desde la base de los mismos hasta el borde es mayor de 4-5 cm. En algunos casos puede ser mucho mayor y es frecuente que se acompañe de asimetrías con uno de los labios más grande que el otro. La incidencia es predominante en mujeres jóvenes entre 20 y treinta años y en mujeres que tienen varios hijos.

Además de las connotaciones estéticas y de autoconfianza, unos labios menores demasiado prominentes pueden producir disconfort al caminar, sentarse, montar en bicicleta y realizar determinados deportes. Además son mujeres que a menudo se quejan de dolor durante las relaciones sexuales al introducirse los labios menores en la vagina durante el coito. Durante la menstruación la higiene puede verse comprometida.

El tratamiento es la labioplastia o ninfoplastia. Tras una sencilla exploración física se confirma el diagnóstico y se planifica la intervención quirúrgica. Ésta se puede realizar bien con anestesia local y sedación o bien con una anestesia epidural o raquídea. En cualquiera de los casos no es una anestesia general por lo que la paciente estará despierta y podrá irse a su casa a las pocas horas de la intervención sin necesidad de ingreso hospitalario.

La intervención de labioplastia es una técnica sencilla y segura consistente en realizar una exéresis parcial de los labios menores que se encuentran hipertrofiados y utilizar el remanente para recrear dos labios de tamaño y forma ideales. La duración de la intervención suele ser de una hora. Durante los primeros dos días la paciente se encontrará molesta e incómoda pero perfectamente controlable con antiinflamatorios convencionales. A las 72 horas podrá realizar vida prácticamente normal. Una semana después de la intervención el aspecto de la zona todavía aparecerá un  poco inflamado y con algún posible hematoma. A las dos semanas la inflamación habrá remitido.

Las relaciones sexuales pueden ser retomadas a los 30 días. Los puntos se caerán solos a las 2-3 semanas al ser reabsorbibles…

Los resultados son altamente satisfactorios tanto por la mejoría que a nivel estético como por la mejoría funcional y de calidad de vida que se alcanza.

LEE ESTE ARTÍCULO

¿Se pueden rejuvenecer los labios mayores?

La zona genital femenina es una de las áreas que mayor auge a nivel de demanda ha experimentado en los últimos años. La concienciación estética de muchas mujeres provoca que zonas que antiguamente no preocupaban ahora supongan una nueva área de tratamiento y posibilidades.

El tratamiento más habitual, tal y como tratamos en el blog en un post anterior, es el del reducción de los labios menores o ninfoplastia.