Volviendo a los falsos mitos de la medicina estética nos encontramos  con la tendencia a pensar que los aumentos de labios no producen resultados naturales.

Lo cierto es que esta creencia está justificada porque hay muchas pacientes con resultados que efectivamente ayudan a alimentar está opinión. El problema está en que hay muchísimas otras cuyos labios si han aumentado de una forma natural pero que justamente por ello el resto de la gente no lo percibe. A todos nos vienen a la mente imágenes de mujeres con labios anormalmente grandes, con bolas o irregularidades, con mucho aumento en la parte más lateral y poco en el centro, etc. Sin embargo, no pensamos que quizás algunas de esas mujeres que vemos con labios bonitos, sensuales y carnosos quizás puedan haberse hecho también un tratamiento de aumento de labios.

Una de las claves para conseguir un buen resultado es utilizar materiales reabsorbibles como el ácido hialurónico. Hace unos años se utilizaban mucho materiales no reabsorbibles que con el tiempo formaban granulomas (bolitas), migraban (el material se desplazaba hacia los laterales) y en ocasiones se sobreinfectaban, Además, en el mejor de los casos siempre producían un resultado poco natural.  Hoy en día muchos se han retirada del mercado y los que quedan se usan poco.

El ácido hialurónico se reabsorbe, pero esto que constituye un inconveniente (hay que repetir el tratamiento pasado un tiempo), es también una ventaja ya que no se produce reacción a cuerpo extraño y el  tejido lo asimila muchísimo mejor.

Otro factor importante es el tipo de ácido hialurónico. Nosotros solo confiamos en las mejores marcas, que tengan el marcaje CE y además la aprobación de la FDA americana.  En el caso de Allergan y toda su gama Juvederm para estética facial nos encontramos , solo para los labios, con tres tipos de hialurónico diferentes. Hay  muchas marcas que tienen dos o tres composiciones para toda la cara y ésto es una desventaja. Cuanto más específico para el tejido a infiltrar sea el material del que dispongamos más naturales serán los resultados.

Dependiendo del tipo de labio, del resultado a obtener y de las zonas a tratar podremos y deberemos utilizar hialurónicos con concentraciones y reticulaciones diferentes.

Por último y como todo, el correcto diagnóstico y la técnica de infiltración acabarán marcando la diferencia, pero eso lo veremos en otro post…

Entradas recomendadas