Entendemos por lifting facial la elevación de las estructuras faciales que muestran descolgamiento con el paso del tiempo. Si observamos la evolución estética del rostro de distintas personas, distinguimos dos mecanismos fundamentales que explican el envejecimiento. Por un lado tenemos el  fotoenvejecimiento, que son los cambios que experimenta la piel debido al tiempo y que se agravan con la exposición solar. La consecuencia es una piel más fina, flácida, manchada y deshidratada.

Por otro lado  tenemos la lipoatrofia facial. Debajo de la piel de la cara tenemos los huesos faciales, la musculatura de la mímica o expresión y la grasa distribuida en los llamados compartimentos grasos. Sobre estas tres estructuras se producen alteraciones debidas a la gravedad, reabsorción ósea, laxitud de los tejidos, reabsorción grasa, estiramiento de los ligamentos y músculos, etc. Este fenómeno natural es lo que conocemos como lipoatrofia facial y es básico para explicar el envejecimiento.

La lipoatrofia facial provoca una progresiva esqueletización de la cara, con pérdida de volumen de los compartimentos grasos y descolgamiento de la piel. Como consecuencia observamos como zonas que deberían ser convexas se convierten en planas o cóncavas, contribuyendo a crear depresiones y evidenciando un aspecto  como de “cansada o triste”.

El lifting facial en 8 puntos, ideado y desarrollado por el Dr. Mauricio di Maio, es un tratamiento médico estético fundamental para contrarrestar la lipoatrofia facial. Se trata de un protocolo pormenorizado de tratamiento sin cirugía para aportar por un lado el volumen perdido y por otro recolocar las estructuras desplazadas por el paso del tiempo.

El procedimiento consiste en la infiltración progresiva de ácido hialurónico en 8 puntos de la cara. Lo primero será realizar un diagnóstico individualizado y exhaustivo de la paciente. No todas las pacientes necesitarán realizarse un tratamiento completo, pudiendo conseguirse resultados óptimos con dos o tres puntos para aquellas pacientes más jóvenes o con menos signos de envejecimiento. En aquellas con mayores descolgamientos si se beneficiarán de tratamientos de 8 puntos.

Para ello necesitamos infiltrar pequeñas cantidades de ácido hialurónico en puntos específicos de los pómulos, mejillas, ojeras, surcos nasogenianos o líneas de marioneta y reborde mandibular.

Utilizamos un ácido hialurónico específico de consistencia suave y maleable que se adapta e integra fácilmente en los tejidos. Conseguimos gracias a ello resultados de larga duración que necesitarán los primeros retoques a los 18 meses. No se trata de aportar grandes volúmenes que restarían naturalidad a la cara sino de ir recolocando y reposicionando las estructuras con mínimas cantidades de ácido hialurónico bien depositadas en lugares estratégicos.

La lifting en 8 puntos, también conocido como bioplastia o lifting líquido requiere de manos expertas y formadas con un amplio conocimiento de la anatomía facial y de las técnicas de medicina estética de infiltración de materiales de relleno.

Es un procedimiento que realizamos en consulta sin necesidad de anestesia ya que produce poco dolor y el ácido hialurónico tiene incorporado una pequeña cantidad de anestésico.

La paciente puede al día siguiente del tratamiento incorporarse a su vida normal profesional y social con un aspecto mucho más joven y  natural.

dF lifting 8 puntos-2
  1. Pómulo 
  2. Pómulo
  3. Infraorbitario canal de la lágrima
  4. Surco nasogenario
  5. Comisura labial
  6. Surbo prepapada
  7. Ángulo mandibular
  8. Depresión subzigomática

¡Si tienes interés por el lifting de 8 puntos del Dr. de Francia pide cita en nuestra Clínica!

Entradas recomendadas