El conocido código de barras en estética son las arrugas verticales que aparecen entre el labio superior y la nariz. También pueden producirse por debajo del labio inferior, aunque es menos frecuente.

Cualquier persona puede ver estas molestas arruguitas si fuerza el gesto como, por ejemplo, al silbar. Lo que no es tan normal es que se vean incluso en reposo, sin hacer ningún movimiento.

 

Código de barras en estética. Soluciones

Reciben el sobrenombre de código de barras por la disposición vertical de las arrugas que se parecen mucho a las líneas que acompañan a muchos productos de nuestro carro de la compra.

Tradicionalmente, se han tratado de dos formas no exentas de complicaciones.

 

Toxina botulínica

El tratamiento con toxina botulínica debilita la musculatura de las arrugas de expresión, y estas sin duda lo son. El problema es que, paralizando la musculatura, conseguimos que disminuyan las arrugas, pero también la expresividad y la naturalidad.

Si utilizamos toxina botulínica en el entrecejo no es problema, ya que no importa no poder fruncir el ceño, más bien al contrario.

Sin embargo, en la zona oral cualquier limitación gestual no es tolerable. Se pueden utilizar pequeñas dosis muy bien localizadas pero con mucho cuidado.

 

Rellenos con Ácido Hialurónico

La otra opción clásica era el tratamiento con rellenos tipo ácido hialurónico. Con este tratamiento nos encontrábamos con el problema de que se conseguían disminuir las arrugas a costa de aumentar el tamaño del labio y de toda la piel que hay entre éste y la nariz. Causaba el característico e inestético “morro de pato”.

Hoy día, desde el punto de vista de la medicina estética, contamos con dos avances que nos permiten tratar el código de barras de manera efectiva y natural.

Para las arrugas más profundas y marcadas contamos con materiales de relleno de última generación, mucho menos espesos, de manera que podemos infiltrar de manera precisa cada una de las arruguitas sin hinchar toda la zona.

Trataremos todas las arrugas, de una en una, sin aumentar el volumen del conjunto. Podemos aprovechar para perfilar también el borde del labio si la paciente lo desea.

 

Solución al Código de Barras en la Estética

 

Para las arruguitas más finas contamos con un Microneedling como el Dermapen, que va a producir una microdermoabrasión. Las múltiples mini punciones de su cabezal eliminan las capas más superficiales de la piel a la vez que estimulan la cicatrización y, con ello, el estiramiento de capas más profundas.

Se trata de los tratamientos más seguros que existen en la actualidad, que sí pueden provocar pequeñas rojeces que desaparecen enseguida y que permite que las pacientes continúen desde el día siguiente con su actividad normal.

 

¿Quieres más información acerca de alguno de los tratamientos para ponerle solución al código de barras estético?

Contacta con el Doctor Stephane de Francia.

Entradas recomendadas