Lipoescultura

lipoescultura-masculina

¿A quién va dirigido?

La liposucción o lipoescultura es una técnica quirúrgica para quitar los acúmulos de grasa que hombres y mujeres tienen en localizaciones específicas.

En ocasiones, algunas personas tienden a almacenar más grasa de lo normal en lugares determinados y aunque hagan dieta suelen persistir a pesar de adelgazar en el resto del cuerpo. Por ejemplo, la zona de las cartucheras es muy característica de algunas mujeres, como lo es el abdomen y los flancos en los hombres.

En sus inicios se hablaba de liposucción para describir a aquella intervención que mediante la utilización de cánulas romas conectadas a una máquina de vacío, conseguía sacar la grasa de debajo de la piel en aquellas localizaciones más resistentes a la dieta. El concepto de centraba únicamente en la extracción de la grasa.

Hoy en día se utiliza el término de lipoescultura o liposución superficial para referirse a una técnica que, partiendo del concepto de la liposucción, añade el tratamiento y el manejo de la piel suprayacente como fundamental en el resultado final. Ya no se trata únicamente de quitar la grasa, la piel de encima tendrá que adaptarse al nuevo contorno tras la reducción del volumen graso. En la lipoescultura se aprovecha la retracción de la piel para dar nuevas formas y perfiles a las zonas tratadas.

Como la retracción de la piel es fundamental para obtener un buen resultado final, la lipoescultura se deberá realizar en zonas donde la piel todavía conserve una alta capacidad retráctil. En zonas donde la piel esté muy flácida, ya sea por pérdidas de peso, por la edad o por embarazos previos, se valora la posibilidad de realizar lalipoescultura y la necesidad o no de combinarla con técnicas que reduzcan o estiren la piel como abdominoplastias, braquioplastias, cruroplastias, etc.

Se puede realizar lipoescultura en mejillas, cuello, brazos, mamas, abdomen, espalda, muslos, cartucheras, cara interna de las rodillas, pantorrilas, etc.

Va dirigido a:

  1. Personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acumulaciones de grasa en áreas localizadas.

Si estás considerando esta intervención debes de tener en cuenta:

-Tienes que tener una estabilidad psicológica y ser realista con tus expectativas

-Necesario una buena piel, firme y elástica, sin ninguna intervención previa en la zona a tratar y con buena circulación

-Ser conscientes de que la lipoescultura no es un tratamiento para la celulitis

 

¿Qué puedo esperar de la primera visita?

En tu primera visita hablarás directamente con el Dr. de Francia que valorará tu caso y te planteará y explicará el tratamiento más adecuado. Es muy importante que le expliques de la mejor forma posible cuales son tus inquietudes y cuales son tus expectativas, haciendo uso de fotos u otros materiales que te puedan ayudar ya que permitirá considerar el mejor tratamiento para tu caso en particular.
Tras la valoración te explicará cuales son las posibilidades reales de resultado que se podrían obtener teniendo una tipo de piel como la tuya.

A continuación, se realizará una exploración de los acúmulos grasos a tratar, la calidad y firmeza de la piel, las posibles localizaciones de las incisiones para que las cicatrices no queden visibles, la necesidad o no de combinar con técnicas de tensado o resección de piel, etc.

Si existe la conformidad del paciente se realizarán unas fotografías que posteriormente se analizarán con Dr. de Francia deteniéndose en  las características del cuerpo y las posteriores explicaciones sobre el tratamiento.

Para finalizar, te explicaremos detenidamente la técnica quirúrgica, de la localización y tamaño de las cicatrices, de las posibles complicaciones y resolveremos las dudas que te puedan surgir.

 

Antes de la operación

Se realizarán las pruebas preoperatorias. Constan de analítica completa (incluyendo hemostasia), electrocardiograma y radiografía de torax.

Una vez decidida la realización de la intervención te facilitaremos una Guía de la Paciente donde encontrarás diversas recomendaciones para antes y después de la cirugía, así como el tratamiento médico que deberás llevar en casa durante los primeros días.

 

La intervención quirúrgica

La duración aproximada varía entre una o tres horas y media, dependiendo de la cantidad  y extensión de zonas a tratar.

A través de incisiones mínimas de menos de un centímetro, colocadas de manera estratégica en pliegues y zonas poco visibles, comenzamos infiltrando una solución de suero, anestésicos locales para el dolor y adrenalina para minimizar el sangrado. A continuación utilizamos cánulas huecas de distintos tamaños para ir creando túneles en la grasa, a la vez que la vamos rompiendo y la aspiramos gracias a la conexión de las cánulas a jeringas especiales o a máquinas de vacío.

De esta forma se extrae la grasa de la zona a tratar, comenzando por capas más profundas del panículo graso, para terminar afinando en las capas más superficiales y debajo de la piel. Finalmente se suturan las incisiones  de entrada con un punto y se coloca la faja.

 

La anestesia y la hospitalización

La intervención se realiza bajo anestesia local y sedación. En algunos casos seleccionados podría realizarse bajo anestesia epidural y si las zonas a tratar y la extensión es muy amplia puede ser necesario la anestesia general.

La duración del ingreso suele comprender un régimen de media estancia. El paciente va a la habitación 2-3 horas tras la cirugía hasta que remitan los efectos de los fármacos.

En liposucciones más extensas puede ser necesaria la hospitalización durante la noche posterior a la intervención. De esta forma estará más controlada en las primeras horas tras la cirugía y la administración de medicación intravenosa permitirá controlar sus síntomas para que prácticamente no sientas molestias.

 

El Postoperatorio

Tras la lipoescultura se colocará una faja, medias o vendaje elástico sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Suele ser necesario llevarlo durante  un mes. También se prescribirán antibióticos para prevenir la infección.

Se sentirá más pesada debido al exceso de fluidos que se administran. Las áreas liposuccionadas estarán hinchadas y con hematomas y se puedes tener sensación de quemazón. No es infrecuente sentirse un poco deprimida en los primeros días o semanas tras la cirugía; es algo normal y que cederá a medida que vayas viéndote mejor.

La curación es un proceso gradual. El Dr. de Francia te indicará que comiences a caminar tan pronto como te sea posible (para prevenir la formación de trombos venosos en las piernas), pero no podrás realizar actividades intensas entre las dos y cuatro semanas posteriores a la operación. Los puntos se retirarán pasados 5 y 10 días, y podrás volver a trabajar en 2 o 3 días, o como mucho, dos semanas después de la intervención, dependiendo de la extensión de la lipoescultura y de las recomendaciones del Dr. de Francia.

El hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.

 

Controles en la consulta

Durante el primer mes deberás acudir con mayor frecuencia a la consulta. Tras una primera visita de control a los 3-4 días de la operación, deberás volver a los 10-12 días para retirar los puntos. Después seguiremos con visitas periódicas al mes, a los tres meses, a los seis y al año. En ellas realizaremos fotos, resolveremos dudas y controlaremos los resultados.

 

Quiero conocer los posibles riesgos

La lipoescultura es una técnica segura, siempre y cuando se realice por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, en algunos casos se pueden producir complicaciones, sobre todo cuando se extraen cantidades altas de grasa en una sola vez. Otra complicación infrecuente, aunque posible, es la acumulación de líquido (que debe ser drenado) y la lesión de la piel. Aunque las complicaciones serias son muy raras, la infección y la pérdida excesiva de líquidos pueden provocar una situación grave.

Las cicatrices de la lipoescultura son mínimas y están situadas de forma estratégica para que queden escondidas, incluso cuando llevamos bikini. Sin embargo, se pueden presentar algunos problemas estéticos, como pueden ser las ondulaciones sobre la piel tratada o cambios de pigmentación que pueden ser permanentes si nos exponemos al sol.