Aumento de pecho

aumento-de-mama

¿A quien va dirigido?

El aumento de pecho o mamoplastia mejora el tamaño y la forma de tu pecho. Va dirigido a mujeres que:

  • Quieran aumentar su pecho y en ocasiones modificar su forma
  • Hayan visto reducido el volumen de sus senos debido a embarazos, una pérdida considerable de peso o por el paso del tiempo
  • Precisen de una reconstrucción de pecho tras cirugías por tumores de mama (ver reconstrucción de mama)

Si estás considerando esta intervención debes de tener en cuenta:

  • Si eres muy joven, el desarrollo de los senos se debe haber completado.
  • Has de ser emocionalmente madura y estar totalmente segura del porqué quieres operarte
  • Debes tener expectativas realistas
  • Tienes que ser consciente que futuros embarazos, pérdidas o aumentos de peso y el mismo paso del tiempo afectarán de una forma u otra a tus mamas intervenidas

 

¿Qué puedo esperar de la primera visita?

En tu primera visita hablarás directamente con el Dr. de Francia que valorará tu caso y te planteará y explicará el tratamiento más adecuado. Es muy importante que te expliques de la mejor forma posible acerca de cuales son tus inquietudes y cuales son tus expectativas, haciendo uso de fotos u otros materiales que te puedan ayudar ya que le permitirá considerar el mejor tratamiento para tu caso particular.

 

Tras la valoración se te dará a conocer cuales son las posibilidades reales de resultado que se podrían obtener teniendo un pecho como el tuyo.

A continuación te realizará una exploración de tus mamas para ver su estado, atendiendo a la calidad y flacidez de tu piel, tamaño y forma de las mismas, asimetrías, características del complejo areola-pezón, etc.

Si existe la conformidad del paciente, se realizan fotografías de las mamas que, posteriormente, se analizarán con el Dr. de Francia deteniéndose en las características del pecho y las posteriores explicaciones sobre el tratamiento.

Además, disponemos de un Simulador de Aumento de Pecho formado por un sistema de prótesis de prueba que podrás probarte con la recomendación del Dr. de Francia.

Finalmente, te explicaremos detenidamente la técnica quirúrgica, hablaremos de tipos de prótesis y tamaños, localización de las cicatrices, de las posibles complicaciones y resolveremos las dudas que te puedan surgir.

 

Antes de la operación

Te realizarás las pruebas preoperatorias. Generalmente constan de analítica completa (incluyendo hemostasia), electrocardiograma y radiografía de torax. Para aquellas mujeres mayores de 35 años se recomienda que se hagan además una ecografía mamaria.

Una vez decidida la realización de la intervención te facilitaremos una Guía de la Paciente donde encontrarás diversas recomendaciones para antes y después de la cirugía, las especificaciones del sujetador que tendrás que llevar durante el primer mes, así como el tratamiento médico que deberás llevar en casa durante los primeros días.

 

La calidad y seguridad de los implantes mamarios

Desde el principio de nuestra trayectoria trabajamos con las dos marcas que consideramos de mayor calidad;Allergan y Mentor.

Se trata de dos empresas pioneras en el campo de los implantes mamarios de gel de silicona de alta cohesividad. Ambas superan desde hace años los controles de calidad norteamericanos de la FDA y los europeos de la CE. Presentan los más rigurosos estudios de medicina basada en la evidencia, tanto acerca de su resistencia a la rotura como de la frecuencia de contractura capsular. Tanto es así que ofrecen garantía de por vida en caso de rotura, ofreciendo, en dicho supuesto, la reposición inmediata y gratuita de los implantes así como 1000 euros para cubrir parcialmente los gastos derivados de la nueva intervención.

Cuentan con un catálogo amplísimo que nos permitirá encontrar la prótesis más adecuada para tu caso.

 

La intervención quirúrgica

La duración aproximada es de una hora. La técnica utilizada dependerá no sólo de las preferencias del doctor, sino también de las propias de la paciente.

Los diferentes aspectos que serán tratados, explicados y decididos antes de la cirugía:

  1. Prótesis: Podrás elegir entre prótesis redondas o anatómicas (forma de gota). Dependiendo de tu tipo de pecho, del resultado que quieras conseguir, de la forma que te gustaría, un escote más o menos marcado, de si tu pecho está un poco caído o no, etc.
  2. Tamaño: tú eliges el tamaño. El Simulador de Aumento de Pecho te ayudará y el Dr. de Francia te recomendará dependiendo de sus medidas torácicas, edad, calidad de piel, hábitos de ejercicio físico, presencia o no de ptosis (caída), etc.
  3. Incisión: podrás elegir entre una incisión de unos 4 cm en el surco submamario, o una en la mitad inferior de la areola. Dependiendo de tu caso te recomendaremos una u otra posibilidad.
  4. Plano de colocación: la prótesis debe ir alojada en un bolsillo que el cirujano disecará en el interior de tu mama. Puede ser debajo del músculo pectoral (subpectoral o submuscular), debajo de la fascia que recubre al músculo pectoral (subfascial) o entre el músculo y la glándula (subglandular). Dependiendo del tipo y tamaño de prótesis, de la calidad de tu piel y de tu mama y de si hace o no mucho ejercicio, un plano u otro serán los ideales.
  5. 5. El la misma operación se colocará un sencillo vendaje compresivo y el sujetador deportivo que te especificaremos.

 

La anestesia y la hospitalización

La intervención se realiza bajo anestesia general en la mayoría de las ocasiones. En casos excepcionales, podrá realizarse bajo anestesia local y sedación.

La duración del ingreso suele comprender la noche posterior a la intervención. De esta forma estarás más controlada en las primeras horas tras la cirugía y la administración de medicación intravenosa permitirá controlar tus síntomas para que prácticamente no sientas molestias.

 

Y después de la operación

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse un poco cansada durante unos días, pero podrás hacer vida casi normal a las 24/48 horas.
La mayoría de las molestias ocasionadas por la intervención se controlan con la medicación prescrita por el Dr. de Francia.

El vendaje o los apósitos se retiran al día siguiente de la cirugía, antes de darte de alta en el hospital. A partir de entonces sólo llevarás el sujetador deportivo sin aros, día y noche durante un mes.

El aspecto inicial de los pechos tras una intervención es artificial y de mayor volumen al que corresponde debido a la inflamación propia de la cirugía, deberás esperar a que remita dicha inflamación de 2 a 3 semanas. Aunque los puntos se retiran entre los 7 y 14 días posteriores a la cirugía mamaria, la inflamación residual no cede completamente hasta las 3 o 6 semanas. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante la primera quincena.

Tras el aumento de pecho podrás volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realices. Se te entregará una tabla con los ejercicios que puedes o no realizar.

Tus mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, por lo que puede ser conveniente evitar un contacto físico excesivo hasta un mes. Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente a partir de la sexta semana.

Podrás seguir realizándote los controles mamográficos correspondientes a partir del año de haberte operado, aunque se deberá advertir de la existencia de la prótesis.

La operación no te limita para dar de mamar si te quedas embarazada.

Controles en la consulta

Durante el primer mes deberás acudir con mayor frecuencia a la consulta. Tras una primera visita de control a los 3 o 4 días de la operación, deberás volver a los 10 o 12 días para retirar los puntos. Después seguiremos con visitas periódicas al mes, a los tres meses, a los seis y al año.

 

Quiero conocer los posibles riesgos de un aumento de pecho

La cirugía de aumento de pecho es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados.

En una cirugía de aumento de pecho la complicación más relevante, aunque poco frecuente, es la contractura capsular que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Se previene realizando una cirugía correcta, asegurándose de un postoperatorio sin incidencias, utilizando las mejores prótesis y siguiendo las indicaciones.

Otra complicación, propia de cualquier cirugía es el hematoma que sólo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada.

Un pequeño porcentaje de mujeres puede tener una infección alrededor de la prótesis, normalmente en las primeras semanas después de la cirugía.

Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, sin sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes.

No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia tampoco que provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo.