Blefaroplastia para rejuvenecer la mirada

Hay miradas que enamoran, que hablan e incluso que fulminan. La mirada es la mejor arma para seducir a los demás, y es muy importante a la hora de relacionarnos y comunicarnos. Pero en cuestión de edad, la mirada no engaña. Los párpados y toda la zona periocular sufre las huellas del paso del tiempo, y solo la Blefaroplastia para rejuvenecer la mirada puede invertir el proceso de envejecimiento en la zona.

Con los años, los párpados se descuelgan, lo que proporciona un aspecto envejecido y a menudo parece que tenemos más años de los que realmente hemos cumplido. ¿Por qué sucede esto?

Generalmente, la mirada envejecida se produce por la acumulación excesiva de tejido alrededor de los ojos, las cejas, los párpados superiores… No solo se trata de tejido adiposo. También puede haber exceso de piel, dada la tendencia a la flacidez cutánea propia de la edad.

Este incremento gradual de tejido puede llegar a borrar el surco palpebral superior e incluso “engullir” las pestañas prácticamente por completo bajo el acúmulo de piel sobrante. El resultado es el que ya conocemos. Una mirada decaída, triste y envejecida.

La Blefaroplastia devuelve la juventud a las miradas envejecidas

Por suerte existe un remedio, gracias a una operación bastante sencilla cuando se trata de intervenir los párpados superiores. El procedimiento quirúrgico recibe el nombre de Blefaroplastia superior. También existe la Blefaroplastia inferior, para tratar los párpados inferiores, y aunque es una operación un poco más compleja, se puede realizar y combinar con la intervención de la parte superior.

La Blefaroplastia consiste en la retirada del tejido sobrante, que según el estado más o menos avanzado de caída de los párpados, puede implicar la eliminación de tejido adiposo, piel o incluso una de las tiras del músculo orbicular.

Tras la intervención, la paciente luce una mirada más despejada, sus ojos se ven más grandes, espléndidos y juveniles.

¿Qué cuidados requiere la intervención de Blefaroplastia?

Por lo general, la intervención se realiza con carácter ambulatorio y solo precisa de anestesia local, a menos que también se lleve a cabo una blefaroplastia inferior o se esté tratando una ptosis palpebral. En esos casos, podría recurrirse también a la sedación.

Los puntos se retiran a los 5 días. La cicatriz queda oculta en el pliegue que todos tenemos en el párpado superior, de modo que las huellas de la intervención pasan desapercibidas.

Durante los piermos 7-10 días podrían aparecer moratones. En una quincena, la inflamación habrá bajado y podrás reincorporarte a tu trabajo o tu actividad cotidiana.

En la Clínica del Dr. Stephane de Francia hemos llevado a cabo muchas Blefaroplastias con resultados satisfactorios para nuestros clientes.

 

Recupera toda la vitalidad de tu mirada con unos párpados más juveniles con las garantías de una clínica experta en cirugía estética. Llámanos.

Entradas recomendadas